10 Ago 2015

HELLO! 1

Diác. Francisco Javier Alanís Páez

1. ¿Cuándo descubriste tu vocación? Cómo fue?

Mi vocación la descubrí en la semana Santa del 2005 en la Catedral Metropolitana de Monterrey cuando estaba ayudando como integrante del grupo de misa con Niños. Esa Semana Santa hubo un fuego que hizo arder mi corazón y que movía a decirle sí al Señor que nos llamaba a entregarnos a Él a través de la vocación al sacerdocio.

2. ¿Qué sentimientos tuviste al momento de aceptar el llamado de Dios a servir como Seminarista?

Los sentimientos que experimente fueron muchos: alegría, paz, tranquilidad, gozo. Así mismo, considero que tenía dudas, incertidumbre ante una experiencia nueva que pocas veces te muestra un camino arduo y difícil para continuar. Sabiendo que es un camino muy largo y que solo con la ayuda al pueblo de Dios llegarás al final.

3. ¿Cómo recibieron tus padres o tu familia, la decisión de Servir a Dios? ¿Recuerdas sus palabras?

Mis papás no estuvieron muy de acuerdo en un principio en que yo entrara al seminario puesto que soy el único varón de la casa y el apellido se perdería, a demás no podría darles el gozo, la alegría de tener nietos. Sin embargo; a pesar de que para ellos fue muy difícil al inicio, posteriormente, lo aceptaron con gran alegría y gozo.

4. ¿Qué significa para ti ser Sacerdote?

Ser sacerdote, es una gran oportunidad de estar con el pueblo y para el pueblo buscando mostrar a nuestros hermanos el rostro de un Cristo Joven, alegre, sencillo, portador de paz que puede cargar los problemas del pueblo de Dios y transmitir la fortaleza necesaria para cada uno de nuestros pueblos.

5. Hubo algún momento en tu caminar que dudaste de tu vocación

Dudar de mi vocación, puede ser que hayan sido periodos muy cortos que ayudaron a crecer.
¿Cómo enfrentaste esto?

Los enfrente con la ayuda de los padres del Equipo formador, con mis amigos sacerdotes como El P. Jorge y P. Lino quienes han estado muchos años en la comunidad de origen: San Jerónimo.

6. ¿Qué retos has enfrentado en la comunidad al transmitir Dios?

Los retos es poder transmitir un Dios rico en misericordia y amor que busca estar cercano al pueblo de Dios para ayudarlos a salir adelante, Así mismo, tener la capacidad de buscar Amar y Servir sin que nada nadie nos lo recompense.

09 Ago 2015

HELLO! 1

México siempre tiene la tentación de bajar su calidad educativa, dijo el Arzobispo Rogelio Cabrera López, por lo que invitó a los estudiantes y maestros a aprovechar al máximo sus estudios en este nuevo curso que inicia.

“Deseo enviar una bendición a todos los estudiantes y maestros que están retomando sus cursos escolares, invitándoles a no desaprovechar la oportunidad que se les brinda para adquirir y compartir conocimientos”, dijo Cabrera López en rueda de prensa, tras la misa de confirmaciones en Catedral.

“Es necesario invertir en una preparación de calidad, por lo que hago un llamado para que alumnos y maestros pongan su mejor esfuerzo, empeñándose en hacer de esta etapa de formación la época que colabore su crecimiento personal en bien de la sociedad”.

Para el prelado la familia, los maestros y los alumnos tienen que trabajar para crear las condiciones propicias para un buen estudio.

“Hay que crear el ambiente, tal vez el problema no sean las capacidades sino el ánimo y la intención. Si vivimos en una Ciudad donde no hay entusiasmo, ni ganas de caminar hacia adelante, por más que tengamos las mejores instituciones no habrá ganas de cambiar”.

El Arzobispo también indicó que por primera vez, previo a la peregrinación que el 12 de agosto la Arquidiócesis realiza a la Basílica de Guadalupe en el Tepeyac, realizarán una visita al cerro del Cubilete en Guanajuato, para consagrarse ante Cristo Rey.

El prelado espera que ésta se vuelva una tradición que se renueve cada año.

 

Con información de Periódico El Norte

08 Ago 2015

HELLO! 1

Con la participación de los diáconos, el Seminario de Monterrey aumentará este año el trabajo social desde diferentes frentes, explicó el Padre Juan Carlos Arcq, Rector de la Institución.

“En el caso concreto de los diáconos, que tradicionalmente son enviados a parroquias a dar su servicio como diáconos, el servicio del altar y el servicio de catequesis, este año se va a intensificar el área social”, dijo en rueda de prensa.

En la reunión, realizada en uno de los salones de la Basílica de Guadalupe, se presentó a los nuevos diáconos que serán ordenados el próximo viernes, así como al grupo de cinco seminaristas que serán ordenados sacerdotes un día después.

Arcq señaló que se va a iniciar la pastoral de trabajo con indigentes y en los centros de rehabilitación.

“En Semana Santa ya se hizo una primera experiencia, hay un diácono asignado de estar al frente junto al párroco de pastoral social de este proyecto y se van a enviar unos seminaristas para incursionar.”

“Ellos están haciendo un diagnóstico no sólo de los centros que se atienden como Iglesia a las personas indigentes, sino otros centros y lugares en donde están, abajo de los puentes”, agregó.

Por otro lado, dijo, se comenzará un proyecto en los centros de rehabilitación para tener presencia con catequesis y sacramentos.

Los cinco nuevos sacerdotes que serán ordenados son:

  1. Francisco Javier Alanís Páez.
  2. Sebastián Bautista Vázquez.
  3. Ernesto Castillo Torres.
  4. Luis Fernando Mejía Zaragoza.
  5. Héctor Manuel Robledo Roque.

Este año ingresarán al seminario 60 jóvenes, indicó el Pbro. Darío Torres Rodríguez, coordinador general de Comunicación del Seminario de Monterrey.

La ordenación diaconal será el viernes a las 18:00 horas en la Basílica de Nuestra Señora del Roble, y la ordenación sacerdotal el sábado a las 10:00 horas en la Basílica de Guadalupe.

 

Con información de Periódico El Norte

08 Ago 2015

HELLO! 1

La visión de estos cinco nuevos sacerdotes va encaminada a trabajar por las “ovejas perdidas”

Francisco Javier Alanís Páez, Sebastián Bautista Vázquez, Ernesto Castillo Torres, Luis Fernando Mejía Zaragoza y Héctor Manuel Robledo Roque serán ordenados presbíteros el próximo sábado a las 10:00 horas en la Basílica de Guadalupe.

Para Sebastián, quien estará en la parroquia de la Sagrada Familia, en Guadalupe, su reto será trabajar con los chavos banda.

“Me da una gran esperanza porque con ellos puedes trabajar muy a gusto. Sienten ellos la cercanía de un pastor, de un sacerdote. Eso es a lo que nos llama Jesús, a ir por las ‘ovejas descarriadas’, a las ‘ovejas perdidas’, y me llena de esperanza y alegría estar con ellos”, indicó el nuevo sacerdote de 27 años.

Luis Fernando, de 40 años, quien por lo pronto, estará colaborando en la Curia, enfocará sus fuerzas y servicio pastoral en apoyar a las familias, sobre todo a las que se encuentran lastimadas y heridas.

“Acogerlas y volver otra vez a tener esos sentimientos de Cristo”, dijo.

“También tratar de orientar a los jóvenes. Muchas veces los jóvenes se encuentran extraviados ante tantas propuestas que tienen en el mundo. Es mostrarles que una de las propuestas es seguir a Cristo”, agregó.

Ernesto y Francisco, de 29 y 33 años, respectivamente, estarán en la Basílica de Nuestra Señora del Roble.

A Héctor todavía no le han asignado una parroquia o tarea especial.

“Trabajar con los jóvenes para que puedan responder ante estas situaciones que vivimos en la actualidad. Ellos pueden aportar mucho y también el trabajo con la familia, porque es en donde está la base”, indicó.

En otra ceremonia, a realizarse el viernes a las 18:00 horas en la Basílica de Nuestra Señora del Roble, se ordenarán también 11 nuevos diáconos.

Juan Carlos Arcq, Rector del Seminario de Monterrey, indicó que proyectan dar un mayor impulso al trabajo en programas sociales con la participación de los diáconos, principalmente enfocados en indigentes y en centros de rehabilitación.

 

Con información de Periódico El Norte.

08 Ago 2015

HELLO! 1

El ciclo escolar 2015 – 2016 de los alumnos del Seminario de Monterrey, inició oficialmente el día 8 de agosto, con la celebración de la Eucaristía de iniciación de cursos, presidida por Mons. Rogelio Cabrera López, Arzobispo de Monterrey, la cual se llevó a cabo en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe. Los seminaristas fueron acompañados de sus familiares y compañeros.

Homilía – Mons. Rogelio Cabrera López

A los pies de nuestra Señora de Guadalupe encomendamos este nuevo ciclo 2015-2016.
Aquí están los jóvenes que recibirán muy pronto el sacramento del orden del presbiterado y diaconado, junto con nuestros presbíteros que representan al equipo diocesano y los jóvenes que inician ahora su formación sacerdotal.

La Palabra de Dios nos señala, como punto fundamental, que la vida del seminario tiene que ser un itinerario de fe. Los años que allí se viven nos tienen que llevar a hacer nuestro el símbolo de la fe. Son diez años de formación para ir estudiando, asimilando, meditando y viviendo el misterio de nuestra fe expresado en el credo apostólico.

Hoy, el Señor les invita a tener fe para que siempre haya esa confianza amorosa hacia Cristo. Esto es lo que el seminario quiere inculcar en sus corazones, la fe que toca toda su persona. Como lo oímos en el libro del deuteronomio: ¡escucha Israel, el Señor es nuestro Dios!, este es el mensaje central que hay que vivir en el seminario. La formación tiene que tocar la vida espiritual, intelectual y humana, siempre pensando en el servicio que debemos dar al pueblo de Dios. La formación no se reduce sólo a lo intelectual, que busca se cumplan los requisitos que de manera medible podemos constatar, sino que es un caminar en la fe.

Por eso, el seminario les irá pidiendo los signos de la fe en el respeto, en la laboriosidad y en la vida del celibato. La fe siempre tiene signos visible, se nota quién cree y quién no cree. Y los superiores son los responsables de ir haciendo ese discernimiento.

Quiero invitar hoy a lo seminaristas a poner mucho entusiasmo en este curso, siempre bajo la protección divina y bajo el cuidado de la Virgen María; siempre sabiendo que Dios nos exige y que los días del seminario no son días para pasarla y no hacer nada. El mundo de hoy nos quiere más cercanos y maduros, más llenos de vida espiritual y más entregados al pueblo.

Papás y amigos, ayúdenlos mucho. Ustedes papás, con su cariño y la palabra oportuna; ustedes amigos, pidiéndoles que sean congruentes con lo que quieren. Así formarán una comunidad en torno a Cristo.

Cuantas más vocaciones tengamos, mejor servicio al pueblo de Dios. No sólo para responder a esta iglesia diocesana de Monterey, sino también para abrir esas fronteras de aquellos que sufren la falta de vocaciones.

Que Dios nos permita disfrutar el gozo de ser discípulos de Jesús. El sacerdocio nos pone siempre en esa iglesia de puertas abiertas y en salida, por lo que iremos a donde el Señor lo diga. Muchachos, nada de pereza e indiferencia; todos vamos a caminar hacías adelante. Hoy el Señor nos pide dinamismo y caminar de prisa, con entusiasmo. Estudien mucho y recen mucho.

¡El que cree en Cristo se porta bien!

 

Revolution Slider Error: Slider with alias misainiciocursos2015 not found.
Maybe you mean: 'home-slider' or 'home-slider-ingles'
20 Jul 2015

HELLO! 1

La Iglesia crece y las parroquias no dan abasto, hacen falta sacerdotes.

WASHINGTON D.C., 20 Jul. 15 / 04:11 am (ACI).- Un nuevo estudio sobre tendencias en la Iglesia en el mundo arrojó que la población católica mundial está creciendo tan rápidamente que el número de sacerdotes y parroquias simplemente ya no se dan abasto.

Esta realidad plantea un desafío: Con un crecimiento global en el número de católicos, especialmente en África y Asia, pero con un crecimiento no lo suficiente en el número de parroquias y sacerdotes, los católicos tienen menos oportunidades de recibir los sacramentos y participar en la vida parroquial.

“La Iglesia aún enfrenta un problema global del siglo XXI respecto al compromiso permanente de los católicos con la parroquia y la vida sacramental”, señala el estudio realizado por el Centro de Investigación Aplicada en el Apostolado (CARA en sus siglas en inglés) de la Universidad de Georgetown, Estados Unidos.

El estudio titulado Global Catholicism (Catolicismo global) recogió estadísticas del Vaticano y otras encuestas a partir del año 1980 para indagar sobre los lugares en los que la Iglesia Católica ha crecido y disminuido a nivel parroquial y para predecir los datos demográficos para la Iglesia en las próximas décadas.

La investigación señala que “este crecimiento se analizó a nivel de parroquia, ya que en última instancia esta es el “ladrillo y el cemento” de la Iglesia, donde los católicos reciben los sacramentos, se relacionan con otros fieles y llevan una vida de fe activa.

El estudio destacó el crecimiento en el número de católicos, sacerdotes, religiosos, parroquias, recepción de los sacramentos, seminaristas e instituciones católicas como hospitales y escuelas en cinco regiones: África, Asia, Europa, Oceanía y América.

La conclusión general del informe apunta a que la Iglesia se encuentra en medio de un “dramático realineamiento”. Experimenta una disminución del número de católicos en el centro histórico de Europa, va en desaceleración en América y Oceanía y su auge se concentra en Asia y África.

También se proyecta un desplazamiento católico lejos de los centros tradicionales de Europa y América hacia el “Sur Global”, mayoritariamente los países en vía de desarrollo, en los que se incluyen Centro y Sudamérica, África subsahariana, Oriente Medio, Asia del Sur, Oceanía y gran parte del Extremo Oriente.

En entrevista con ACI Prensa, el Dr. Mark Gray, destacado investigador asociado a CARA, explicó las implicancias de este cambio.

Un problema destacado por el estudio es que la mayoría de las parroquias del mundo aún se concentran en Europa y América, donde la Iglesia experimenta un declive o estancamiento en población. El mundo en vías de desarrollo está sumando más católicos, pero no existen suficientes parroquias para servirlos.

“Tienen todas estas hermosas parroquias” en Europa, afirmó Gray. “No puedes tomarlas y moverlas de una parte del mundo a otra tan fácilmente. En consecuencia, en un lugar la Iglesia va a tener que cerrar parroquias y en otro va a tener que construir muchísimas, además de encontrar la manera de organizar su clero”.

Otro descubrimiento apunta a que los católicos están participando menos en la Iglesia a medida que crecen en edad, lo cual se ve plasmado en las tasas de participación sacramental.

En todas las regiones, el número de bautismos infantiles por cada mil católicos es mayor al número de primeras comuniones, el cual supera el número de confirmaciones, el que está por sobre el número de matrimonios celebrados dentro de la Iglesia.

Si bien esto era esperable en regiones como Europa en donde se experimenta una baja general de sacerdotes y religiosos, esto también ocurre en todas las demás regiones donde el número de miembros de la Iglesia va en crecimiento.

América tiene una tasa de asistencia a Misa y un número de matrimonios por cada mil católicos inferiores a Europa, pese a que la población católica del continente de la Esperanza es cada vez mayor. Gray subrayó que estos resultados aún deben ser analizados.

Por otra parte, el número de sacerdotes, religiosos y religiosas disminuyó en América desde 1980, a pesar de que el número de católicos y sacerdotes diocesanos ha aumentado en la región.

Incluso en África, continente que experimenta el más alto crecimiento de la Iglesia, hay una fuerte caída en la participación sacramental desde el bautismo al matrimonio. La tasa de matrimonio es en realidad tan baja en África como en América.

Esto puede explicarse debido a la rapidez del crecimiento demográfico que supera rápidamente el crecimiento de sus parroquias. Este continente es el líder mundial con más de 13 mil católicos por parroquia.

“En África, más que en cualquier otro lugar, la Iglesia necesita estudiar la posibilidad de que algunos renuncien o retrasen la actividad sacramental debido a la falta de acceso a una parroquia cercana”, sostiene el informe de CARA.

Asia, sin embargo, lidera en la participación sacramental y supera a todas las demás regiones en las tasas de primeras comuniones, confirmaciones y matrimonios.

“Algo sucede en Asia que es notable. Va en contra de la tendencia de todas las demás regiones”, señaló Gray, quien agregó que los líderes católicos deberían prestar atención a lo que está pasando allí.

A excepción de China continental, de la que el Vaticano no proporcionó datos, la población católica en Asia aumentó en un 63 por ciento desde 1980. En general, la asistencia a la Misa tampoco se redujo de manera significativa, aunque algunos países asiáticos reportaron una asistencia a la Celebración Eucarística más alta que otros.

El número de sacerdotes diocesanos aumentó en más del doble en Asia desde 1980 y el número tanto de sacerdotes, religiosos y religiosas, aumentó casi al doble, durante ese periodo.

¿Cuáles son las consecuencias de tener muy pocos sacerdotes, religiosos y parroquias para responder al el crecimiento global de los católicos en todo el mundo?

En algunos lugares, el fenómeno de cierres y consolidaciones de comunidades parroquiales tendrán como consecuencia la existencia de “mega parroquias”. Sobre todo en Europa y América del Norte, donde esto ya sucede. Gray explicó que el resultado podría ser una crisis de la comunidad en la que muchos católicos experimentan el “anonimato” en medio de tantos feligreses.

Estos católicos “anónimos” estarían menos entusiasmados de participar en la vida de su parroquia: donarían menos, participarían menos en los sacramentos y traerían cada vez menos a sus hijos a la Iglesia.

Esto es particularmente difícil para Europa y América del Norte, señaló Gray, porque históricamente estas regiones eran bien atendidas con parroquias y sacerdotes, y se acostumbraron a tener comunidades locales más pequeñas en lugar de grandes parroquias misioneras.

Ahora, no sólo las parroquias serían más grandes, también los sacerdotes servirían a múltiples parroquias, dejando a los católicos con menos oportunidades para relacionarse con su párroco.

“Por mucho tiempo las personas esperaban ir a su parroquia local cuando quisieran, llamaban a la puerta y les abría un sacerdote. Especialmente cuando alguien estaba muy enfermo”, recordó Gray. Ahora esto pareciera no ser el caso.

Europa va a tener una disminución del cinco por ciento en su población católica para el 2050, predice el informe, pero lo más alarmante es que el número de sacerdotes diocesanos y religiosos con votos ya ha caído en un 40 por ciento desde 1980, así como también ha disminuido el número total de parroquias.

En consecuencia, sacerdotes de otros continentes, como África, ya han tenido que trasladarse para servir a los católicos de Europa y América. Esto pone una presión adicional sobre la Iglesia en África, donde el crecimiento significativo en las parroquias, sacerdotes y religiosos todavía no logra responder al mayor auge de su población católica.

“Mientras que algunos sacerdotes africanos sirven internacionalmente en parroquias de todo el mundo, esto puede llegar a ser más difícil en las próximas décadas con las necesidades más apremiantes en el continente”, señala el informe.

De las regiones incluidas en el informe, África experimentó el mayor aumento de católicos por parroquia desde 1980, pasando de 8.193 católicos por parroquia en 1980 a 13.050 en 2012.

Pese a que el número de sacerdotes y parroquias en África han subido por más del cien por ciento en ese periodo de tiempo, el número de católicos se ha disparado en un 238 por ciento, lo que aumenta la brecha entre el número de católicos y el número de sacerdotes y religiosos.

Según el estudio, el esplendor católico que vive el continente es una consecuencia del auge de su población, ya que las tasas de fertilidad en cualquier región se relaciona directamente con la vitalidad de la Iglesia en esa zona.

Cuando la tasa de fecundidad está por debajo del nivel de reemplazo de 2,1 hijos por pareja – como en la mayoría de los países de Europa – la Iglesia está en una situación compleja.

Cuando la tasa de fecundidad es más alta y está por encima de la tasa de reemplazo – como en el África subsahariana con un 5,15 – la Iglesia está creciendo rápidamente.

Y cuando la tasa de fecundidad se acerca al nivel de la tasa de reemplazo – como en América Latina y el Caribe, donde cayó de 4,2 en 1980 a 2,18 en 2012 – el crecimiento de la Iglesia está en desaceleración.

La explicación de Gray para esto es simple: Menos nacimientos “significa eventualmente un menor número de bautizos, primeras comuniones, menos matrimonios, poblaciones más pequeñas”.

Traducido por Bárbara Bustamante

Con información e imágenes de
ACI Prensa

17 Jul 2015

HELLO! 1

Lista de ganadores de nuestro sorteo de verano 2015.

Sorteo de VERANO 2015

Aquí publicamos la lista de ganadores, gracias a todos por haber participado.
¡Con tu ayuda seremos sacerdotes!

1er lugar:

#09309

Ganador: Sr. Arnulfo Luciano Salazar Flores
Colaborador: Sr. Rafael Absalón González Alanís

2do lugar:

#20143

Ganador: Sr. René Suárez Ponce
Colaborador: Sr. René Suárez Ponce

SORTEO DE MADRUGADORES

349 – Ernestina Campos Durán
321  – Enrique Moisés Ramírez
1208 – Javier Buentello González
190 – Seminarista Erick Adrián Leal Ibarra
108 – Seminarista Sócrates González Ramos

14 Jul 2015

HELLO! 1

Los próximos sacerdotes de la Arquidiócesis de Monterrey, más de 10 años en el Seminario, quienes cursaron la licenciatura en Filosofía y Teología.

El  15 de agosto a las 10:00 horas en la Basílica de Guadalupe, los diáconos Francisco Javier Analís, Sebastián Bautista, Ernesto Castillo, Luis Fernando Mejía y Héctor Robledo, realizarán la ceremonia de ordenación con la imposición de manos del arzobispo de la Arquidiócesis de Monterrey, Rogelio Cabrera López.
En la generación que inició el primer año del seminario en 2005, ingresaron 26 seminaristas, de los cuales solamente concluyeron 5 personas quienes ahora son diáconos y colaboran en diversas iglesias del área metropolitana.
Antes de entrar al seminario, los interesados deben realizar un proceso vocacional de un año  en el Centro Vocacional de la Arquidiócesis de Monterrey.
Héctor Manuel Robledo Roque, uno de los próximos sacerdotes, detalló que se inscribió en el seminario durante los primeros años de su carrera en ingeniería, aunque al inicio no tuvo el apoyo de sus padres, ahora se sienten orgullosos de él.
Decidí vivir el proceso vocacional de todo un año, en retiros. Estos diez años han sido para seguir la vocación y el llamado que él me había hecho. Estaba en el tercer semestre de FIME (Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica) después me inscribí en el seminario.
“Me emociona el mucho el poder estar ya con la gente, el reto es cumplir esto que el Papa Francisco que nos ha invitado a estar con la gente, ser cercanos a ellos, una palabra importante es la misericordia, ser reflejo de Dios”, mencionó
 ¡Conócelos!
*Un sacerdote cercano
Francisco Javier Alanís Pérez

Edad: 33 años
Servicio: Capellán de la Basílica de Nuestra Señora del Roble
Valores: Ser cercano al pueblo.

Cuando Francisco Javier Alanís Pérez decidió tomar el camino de Cristo sabía no podía fallar en una cosa: ser cercano con sus semejantes.

A partir de su próxima ordenación, refirió, la misión es clara; la intención de servir también.

“Nos piden ser cercanos.  Ahí mostraré a un Dios cercano al pueblo que busca mayor gente se encuentre amada, querida y reconciliada”, dijo Alanís, quien sirvió como diácono en la comunidad de la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe.

“Hay que dejarnos sorprender por Dios. Él nos abre caminos. Él siempre nos escucha, sólo hay que ver el regalo que nos ofrece día a día”.

También refirió pondrá atención en la comunidad joven y en la familia.

*Un sacerdote esperanzador
Luis Fernando Mejía Zaragoza

Edad: 40
Servicio: Aún por definir
Valores: La esperanza

El ministerio que Luis Fernando Mejía Zaragoza formará será de esperanza.

El diácono, próximo a ordenarse como sacerdote, aseguró que buscará servir, principalmente,  a los jóvenes y así entregarles un poco de luz en su vida.

“Estamos en un mundo muy revolucionado y lleno de cambios muy rápidos y a mí me interesaría ayudar al pueblo, sobretodo a los jóvenes, que se encuentran perdidos en la oferta. El reto o la intención sería dar luz entre tanta tragedia, violencia e incertidumbre; dar esperanza”, dijo.

“Debemos comprender su mundo y las situaciones que están pasando. Debemos estar cerca y hacerles ver que son escuchados y comprendidos, así también enseñarles que hay otros caminos por tomar”.

“No lo podemos juzgar, ni tener un prejuicio para ellos”, apuntó Mejía, quien realizó servicio como diácono en la Parroquia San Juan de los Lagos, en Villa Juárez.

*Un sacerdote alegre
Ernesto Castillo Torres

Edad: 29 años
Servicio: Vicario Parroquial de la Basílica de Nuestra Señora del Roble
Valores: Alegría y humildad.

Ser un sacerdote alegre y humilde será el objetivo de Ernesto Castillo Torres.

El diácono indicó su meta está clara: dejar esas figuras de jefes o de patrones y caminar junto con los fieles, es decir, ser una comunidad.

“Quiero tener claro que estoy para servir a la gente. Servir en la humildad, en la sencillez, en la alegría. Ser cura no es aburrida. Servir con alegría”, refirió.

 *Un sacerdote para los jóvenes
Héctor Manuel Robledo Roque

Edad: 29 años
Servicio: Aún por definir
Valores: Poner en el camino de Dios a los jóvenes

Un puente entre la misericordia entre Dios y el pueblo, especialmente los jóvenes,  será Héctor Manuel Robledo Roque.

En su sacerdocio, el diácono, quien sirvió por un año en la comunidad de Parroquia Nuestra Señora de Guadalupe, Salud de Nuestros Enfermos, en Escobedo, será cercano a las familias y a los jóvenes.

“Creemos que el joven no se compromete, pero no es así. Hay un compromiso del joven, pero necesitamos mostrarle a qué se está comprometiendo. La propuesta de Cristo siempre será atractiva  y hay que tenerle fe.

Ellos necesitan comprobar.  Nosotros tener confianza en ellos”, acotó.

*Un sacerdote sencillo
Sebastián Bautista Vázquez

Edad: 27 años
Servicio: Aún por definir
Valores: Ser cercano y sencillo

La encomienda cuando Sebastián Bautista se convierta  en sacerdote está clara: ser cercano y sencillo.

En entrevista, el hasta ahora diácono expresó su deseo de servir en cualquier momento a la comunidad.

“Ser cercano con la gente y sencillo para ser compasivo ante sus necesidades. Debo saber escucharlas, estar ahí para ellos, en el momento que me necesiten”

“No me creeré más que nadie; sólo estaré al servicio de los demás. No busco ostentación sólo ser uno con los demás”, dijo.

Con información de:
Periódico El Horizonte y El Porvenir
13 Jul 2015

HELLO! 1

El Papa Francisco con los jóvenes en Paraguay

“Las Bienaventuranzas son el plan que Jesús tiene para ustedes jóvenes, nos ayudan a ir contra corriente”, lo dijo el Papa Francisco en el Encuentro con los Jóvenes del Paraguay en el litoral de la Costanera de la bahía de Asunción.

Este domingo, 12 de julio, en su última actividad en Paraguay, el Santo Padre encontró a los Jóvenes con quienes diálogo de modo espontáneo después de haber escuchado algunos testimonios y haber entregado su discurso.

Audio completo de las palabras espontáneas del Santo Padre:

En su discurso entregado, el Pontífice resaltó la valentía de los jóvenes paraguayos y dijo que en los testimonios de los jóvenes se evidenciaron dos claves importantes: los amigos y los retiros espirituales. “Los amigos, dijo el Papa, es de los regalos más grande que una persona, que un joven puede tener y puede ofrecer. Uno de los secretos más grande del cristiano radica en ser amigos, amigos de Jesús. Cuando uno quiere a alguien, le está al lado, lo cuida, ayuda, le dice lo que piensa, sí, pero no lo deja tirado. Los amigos se hacen el aguante, se acompañan, se protegen. Así es el Señor con nosotros. Nos hace el aguante”.

Refiriéndose a los retiros espirituales, el Obispo de Roma afirmó que “San Ignacio hace una meditación famosa llamada de las dos banderas. Describe por un lado, la bandera del demonio y por otro, la bandera de Cristo. Con esta meditación, nos hace imaginar, como sería pertenecer a uno u a otro equipo. Sería como preguntarnos, ¿con quién querés jugar en la vida? Y dice San Ignacio que el demonio para reclutar jugadores, les promete a aquellos que jueguen con él riqueza, honores, gloria, poder. Serán famosos. Todos los endiosarán”.

Por otro lado, señaló el Sucesor de Pedro, “nos presenta la jugada de Jesús. No como algo fantástico. Jesús no nos presenta una vida de estrellas, de famosos, por el contrario, nos dice que jugar con él es una invitación, a la humildad, al amor, al servicio a los demás. Jesús no nos miente. Nos toma en serio”.

(Renato Martinez – RV)

Texto del discurso entregado por el Papa Francisco

Queridos jóvenes:

Me da una gran alegría poder encontrarme con ustedes, en este clima de fiesta. Poder escuchar sus testimonios y compartir su entusiasmo y amor a Jesús.

Gracias a Mons. Ricardo Valenzuela, responsable de la pastoral juvenil, por sus palabras. Gracias Manuel y Liz por la valentía en compartir sus vidas, sus testimonios en este encuentro. No es fácil hablar de las cosas personales y menos delante de tanta gente. Ustedes han compartido el tesoro más grande que tienen, sus historias, sus vidas y cómo Jesús se fue metiendo en ellas.

Para responder a sus preguntas me gustaría destacar algunas de las cosas que ustedes compartían.

Manuel, vos nos decías algo así: «Hoy me sobran ganas de servir a otros, tengo ganas de superarme». Pasaste momentos muy difíciles, situaciones muy dolorosas, pero hoy tenés muchas ganas de servir, de salir, de compartir tu vida con los demás.

Liz no es nada fácil ser madre de los propios padres y más cuando uno es joven, pero qué sabiduría y maduración guardan tus palabras cuando nos decías: «Hoy juego con ella, cambio los pañales, son todas las cosas que hoy les entrego a Dios y estoy apenas compensando todo lo que mi madre hizo por mí».

Ustedes jóvenes paraguayos, sí que son valientes.

También compartieron cómo hicieron para salir adelante. Dónde encontraron fuerzas. Los dos dijeron: «En la parroquia». En los amigos de la parroquia y en los retiros espirituales que ahí se organizaban. Dos claves muy importantes: los amigos y los retiros espirituales.

Los amigos. La amistad es de los regalos más grande que una persona, que un joven puede tener y puede ofrecer. Es verdad. Qué difícil es vivir sin amigos.  Fíjense si será de las cosas más hermosas que Jesús dice: «yo los llamo amigos, porque les he dado a conocer todo lo que oí de mi Padre» (Jn 15,5). Uno de los secretos más grande del cristiano radica en ser amigos, amigos de Jesús. Cuando uno quiere a alguien, le está al lado, lo cuida, ayuda, le dice lo que piensa, sí, pero no lo deja tirado. Así es Jesús con nosotros, nunca nos deja tirados. Los amigos se hacen el aguante, se acompañan, se protegen. Así es el Señor con nosotros. Nos hace el aguante.

Los retiros espirituales. San Ignacio hace una meditación famosa llamada de las dos banderas. Describe por un lado, la bandera del demonio y por otro, la bandera de Cristo. Sería como las camisetas de dos equipos y nos pregunta, en cuál nos gustaría jugar.

Con esta meditación, nos hace imaginar, como sería pertenecer a uno u a otro equipo. Sería como preguntarnos, ¿con quién querés jugar en la vida?

Y dice San Ignacio que el demonio para reclutar jugadores, les promete a aquellos que jueguen con él riqueza, honores, gloria, poder. Serán famosos. Todos los endiosarán.

Por otro lado, nos presenta la jugada de Jesús. No como algo fantástico. Jesús no nos presenta una vida de estrellas, de famosos, por el contrario, nos dice que jugar con él es una invitación, a la humildad, al amor, al servicio a los demás. Jesús no nos miente. Nos toma en serio.

En la Biblia, al demonio se lo llama el padre de la mentira. Aquel que prometía, o mejor dicho, te hacía creer que haciendo determinadas cosas serías feliz. Y después te dabas cuenta que no eras para nada feliz. Que estuviste atrás de algo que lejos de darte la felicidad, te hizo sentir más vacío, más triste. Amigos: el diablo, es un «vende humo». Te promete, te promete, pero no te da nada, nunca va a cumplir nada de lo que dice. Es un mal pagador. Te hace desear cosas que no dependen de él, que las consigas o no. Te hace depositar la esperanza en algo que nunca te hará feliz. Esa es su jugada, esa es su estrategia. Hablar mucho, ofrecer mucho y no hacer nada. Es un gran «vende humo» porque todo lo que nos propone es fruto de la división, del compararnos con los demás, de pisarle la cabeza a los otros para conseguir nuestras cosas. Es un «vende humo» porque, para alcanzar todo esto, el único camino es dejar de lado a tus amigos, no hacerle el aguante a nadie. Porque todo se basa en la apariencia. Te hace creer que tu valor depende de cuánto tenés.

Por el contrario, tenemos a Jesús, que nos ofrece su jugada. No nos vende humo, no nos promete aparentemente grandes cosas. No nos dice que la felicidad estará en la riqueza, el poder, orgullo. Por el contrario. Nos muestra que el camino es otro. Este Director Técnico les dice a sus jugadores: Bienaventurados, felices los pobres de espíritu, los que lloran, los mansos, los que tienen hambre y sed de justicia, los misericordiosos, los limpios de corazón, los que trabajan por la paz, los perseguidos por la justicia. Y termina diciéndoles, alégrense por todo esto (cf. Mt 5,1-12).

¿Por qué? Porque Jesús no nos miente. Nos muestra un camino que es vida, que es verdad. Él es la gran prueba de esto. Es su estilo, su manera de vivir la vida, la amistad, la relación con su Padre. Y es a lo que nos invita. A sentirnos hijos. Hijos amados.

Él no te vende humo. Porque sabe que la felicidad, la verdadera, la que deja lleno el corazón, no está en las «pilchas» que llevamos, en los zapatos que nos ponemos, en la etiqueta de determinada marca. Él sabe que la felicidad verdadera, está en ser sensibles, en aprender a llorar con los que lloran, en estar cerca de los que están tristes, en poner el hombro, dar un abrazo. Quien no sabe llorar, no sabe reír y por lo tanto, no sabe vivir. Jesús sabe que en este mundo de tanta competencia, envidia y tanta agresividad, la verdadera felicidad pasa por aprender a ser pacientes, a respetar a los demás, a no condenar ni juzgar a nadie. El que se enoja, pierde, dice el refrán. No le des el corazón a la rabia, al rencor. Felices los que tienen misericordia. Felices los que saben ponerse en el lugar del otro, en los que tienen la capacidad de abrazar, de perdonar. Todos hemos alguna vez experimentado esto. Todos en algún momento nos hemos sentido perdonados, ¡qué lindo que es! Es como recobrar la vida, es tener una nueva oportunidad. No hay nada más lindo que tener nuevas oportunidades. Es como que la vida vuelve a empezar. Por eso, felices aquellos que son portadores de nueva vida, de nuevas oportunidades. Felices los que trabajan para ello, los que luchan para ello. Errores tenemos todos, equivocaciones, miles. Por eso, felices aquellos que son capaces de ayudar a otros en su error, en sus equivocaciones. Que son verdaderos amigos y no dejan tirado a nadie. Esos son los limpios de corazón, los que logran ver más allá de la simple macana y superan las dificultades. Felices los que ven especialmente lo bueno de los demás.

Liz, vos nombraste a Chikitunga, esta Sierva de Dios paraguaya. Dijiste que era como tu hermana, tu amiga, tu modelo. Ella, al igual que tantos, nos muestra que el camino de las bienaventuranzas es un camino de plenitud, un camino posible, real. Que llena el corazón. Ellos son nuestros amigos y modelos que ya dejaron de jugar en esta «cancha», pero se vuelven esos jugadores indispensables que uno siempre mira para dar lo mejor de sí. Ellos son el ejemplo de que Jesús no es un «vende humo», su propuesta es de plenitud. Pero por sobre todas las cosas, es una propuesta de amistad, de amistad verdadera, de esa amistad que todos necesitamos. Amigos al estilo de Jesús. Pero no para quedarnos entre nosotros, sino para salir a la «cancha», a ir a hacer más amigos. Para contagiar la amistad de Jesús por el mundo, donde estén, en el trabajo, en el estudio, en la previa, por whastapp, en facebook o twitter. Cuando salgan a bailar, o tomando un buen tereré. En la plaza o jugando un partidito en la cancha del barrio. Ahí es donde están los amigos de Jesús. No vendiendo humo, sino haciendo el aguante. El aguante de saber que somos felices, porque tenemos un Padre que está en el cielo.

 

Con información de news.va

13 Jul 2015

HELLO! 1

Convivencia de diáconos con bienhechores espirituales

Hoy tuvimos la reunión de nuestros próximos sacerdotes con sus bienhechores espirituales. Muchas gracias por formar parte de la vida de los seminaristas.

Tu oración es necesaria para que sean fieles a su vocación, y el día de mañana sean sacerdotes santos, según las necesidades de nuestra Iglesia.

¿Te gustaría ser bienhechor espiritual?
Lo único que se requiere es que te comprometas a ofrecer tus misas, comuniones, oraciones, trabajo y acciones por un seminarista en especial, para que al final de su formación, puedas conocerlo personalmente antes de que sea su ordenación.

¡Con tu ayuda seremos más y mejores sacerdotes!
comunicacion@seminariodemonterrey.org

Revolution Slider Error: Slider with alias convbienhechoresysemis not found.
Maybe you mean: 'home-slider' or 'home-slider-ingles'