18 Jun 2015

HELLO! 1

Nueva Encíclica del Papa Francisco.

El 18 de Junio de 2015, a las 05:31 am, en el aula nueva del Sínodo en el Vaticano se presentó la segunda encíclica del Papa Francisco titulada “Laudato Si’” (Alabado seas), en la que el Santo Padre reflexiona sobre la creación.

En la Audiencia de ayer dijo: “Invito a todos a acoger con ánimo abierto este documento, que está en línea de la doctrina social de la Iglesia. Esta nuestra ‘casa’ –continuó– se está arruinando y esto perjudica a todos, especialmente a los más pobres”.
El llamado que nos hace el Papa es: “a la responsabilidad, en base a la misión que Dios ha dado al ser humano en la creación: ‘cultivar y cuidar’ el ‘jardín’ en el que lo ha puesto”.

El título “Laudato Si’” está tomado del Cántico de las Criaturas de San Francisco de Asís, el santo en el que el Papa Francisco se inspiró para elegir su nombre

Para descargar la encíclica completa en formato PDF, ingrese a:

https://www.aciprensa.com/Docum/LaudatoSi.pdf

Para leer la encíclica completa ingrese a:

https://www.aciprensa.com/Docum/documento.php?id=552

14 Jun 2015

HELLO! 1

XIII Encuentro del Arzobispo con los jóvenes

El pasado 14 de junio del 2015, se llevó a cabo el XIII Encuentro del Arzobispo con los jóvenes, el tema central de este encuentro fue basado en el lema de la jornada mundial de la juventud 2016 “Bienaventurados los misericordiosos, por que ellos alcanzarán misericordia” (cfr.Mt.5,7).

Los temas que se trataron fueron enfocados en reflexionar el secreto de la santidad, Mons. Rogelio Cabrera López les dio 3 puntos principales:

  1. Oír la Palabra de Dios
  2. Recibir con fe los sacramentos
  3. Practicar la caridad con los más pobres

Por último, tuvieron la celebración de la Eucaristía.

El encuentro se realizó en la Casa del Seminario Menor de Monterrey, compartimos con ustedes algunos de los momentos principales de este día.

Gracias jóvenes por compartir con nosotros la alegría de la misericordia que Dios nos muestra y que debemos mostrar a nuestros hermanos.

¡Nosotros somos tu familia y el Seminario es tu casa!

 

Revolution Slider Error: Slider with alias xiiiencuentroarz not found.
Maybe you mean: 'home-slider' or 'home-slider-ingles'
13 Jun 2015

HELLO! 1

Ordenación Diáconos 2015

El Seminario y la Arquidiócesis de Monterrey se alegran por la ORDENACIÓN DIACONAL, que el próximo 14 de agosto a las 6 p.m. en la Basílica del Roble, recibirán nuestros hermanos acólitos:

  • Roberto Carlos Alvarado García
  • Juan Reynaldo Díaz Castillo
  • Daniel Alejandro Frías Calderón
  • Israel Gómez Estrada
  • José Luis Guerra Castañeda
  • Erick Adrián Leal Ibarra
  • Samuel Meléndez Gutiérrez
  • Luis Edgar Montejano Pecina
  • Juan Armando Pérez Aranda
  • Edwin Alberto Romo García
  • Rodrigo Eliseo Sánchez González

Oremos por su perseverancia y sigamos agradecidos con Dios por el futuro ministerio de estos hermanos, llamados a configurarse con Cristo Siervo. Pidamos por el aumento y perseverancia de las vocaciones sacerdotales.

 

Revolution Slider Error: Slider with alias nuevosdiac2015 not found.
Maybe you mean: 'home-slider' or 'home-slider-ingles'
11 Jun 2015

HELLO! 1

Futuros Sacerdotes de Monterrey

Con gozo les anunciamos la alegría de nuestro Seminario y de la Arquidiócesis de Monterrey por la ORDENACIÓN SACERDOTAL que con la gracia de Dios, el próximo 15 de agosto en la Basílica de Guadalupe a las 10 am, recibirán por la imposición de manos de Mons. Rogelio Cabrera López, Arzobispo de Monterrey, nuestros hermanos diáconos:

  1. Francisco Javier Alanís Paez
  2. Sebastián Bautista Vazquez
  3. Ernesto Castillo Torres
  4. Luis Fernando Mejía Zaragoza
  5. Héctor Manuel Robledo Roque

Oremos por ellos, agradezcamos a Dios este regalo que hace a nuestra Iglesia y sigamos pidiendo por el aumento y la perseverancia de las vocaciones sacerdotales.

 

Revolution Slider Error: Slider with alias futurossacerdotes not found.
Maybe you mean: 'home-slider' or 'home-slider-ingles'
10 Jun 2015

HELLO! 1

Pbro. Juan Carlos Arcq comparte los acontecimientos que Dios ha suscitado en su Iglesia y en el Seminario en estos tiempos

Reciban un sincero y agradecido saludo en Cristo Jesús.

En este espacio deseo presentarme a cada uno de ustedes, para compartir desde la fe, los acontecimientos que la Providencia de Dios ha suscitado en su Iglesia  y en el Seminario en estos tiempos.

Mi nombre es Juan Carlos Arcq Guzmán, tengo 48 años de edad y 17 de ordenado sacerdote. Cursé mis estudios en el Seminario de Monterrey, a donde entré al concluir mi sexto semestre de Arquitectura. A mis 22 años de edad me llamó el Señor a dejar la construcción de casas para dedicarme a construir su Reino. Ya ordenado estuve cuatro años en la Curia trabajando de cerca con mi Arzobispo, Don Adolfo Antonio Suárez Rivera, en el secretariado de Catequesis y en el Tempo de San Maximiliano María Kolbe. A los cuatro años de ordenado fui invitado a irme de misión a Chiapas donde atendí una parroquia rural que abarcaba dos municipios y 53 comunidades. Estuve 4 años por allá y al regresar el entonces nuevo Arzobispo, Don Francisco Robles Ortega, me pidió iniciar, en el Departamento de Misiones un nuevo proyecto misionero para todas las parroquias: Pueblo de Dios en Misión.

Estando aún en ese proyecto, se me pidió asumir Raza Nueva en Cristo, un proyecto de misión con pandillas. Eran tiempos de mucha violencia (2009 – 2010) cuando fui enviado a las calles a predicar, junto con jóvenes pandilleros la Buena Nueva de Jesús. En aquel entonces no pensé que yo podría sacar adelante dicho proyecto tanto por mis limitaciones personales como por mi estado de salud por el que pasaba en aquel momento. Sin embargo, Dios me dio la fortaleza y sabiduría de su Espíritu para cumplir la misión encomendada formando a pandilleros para ser misioneros.

En mayo del 2013, nuestro nuevo Arzobispo, Mons. Rogelio Cabrera López, me invitó al Seminario para implementar, como encargado del área pastoral y como párroco de San Miguel Arcángel (en Juárez), un proyecto de renovación misionera del Seminario. El objetivo, me dijo el Arzobispo, era lograr que los nuevos sacerdotes salieran con una actitud más misionera y con disponibilidad a ser enviados con alegría a las parroquias más pobres y necesitadas.

Estaba apenas planeando dicho proyecto cuando una nueva sorpresa, totalmente inesperada por mi y por el equipo formador: El Padre Hilario González, fue nombrado Obispo de Linares y un servidor fue nombrado como su sucesor asumiendo el cargo de Rector del Seminario de Monterrey.

Desde el día que fui nombrado en diciembre, mucha gente me ha hablado para saludarme y felicitarme. La verdad me cuesta entender porqué me hablan, ya que algunos lo hacen pensando en que me dieron un “ascenso” en la Iglesia, un “puestazo”; otros comparten su alegría expresando con fe que es la voluntad de Dios. Yo la verdad, lo único que sé, es que, desde que en 1986, a mis 20 años encontré a Jesús vivo y decidí seguirlo sin condiciones, toda encomienda que me han hecho, ya sea como coordinador laico de un grupo de jóvenes o como Rector del Seminario, no es otra cosa sino un paso más en el camino, en el único camino.

En mis convicciones, no existen en la Iglesia “puestos” más importantes a los que debemos aspirar; creo que un servicio es un compromiso de continuar sirviendo a Jesús y seguirle a donde quiera que Él nos lleve, así sea lo que para algunos sería un “descenso”. Lo que mi madre me enseñó y eso es lo que aspiro, es amar y servir a los más pobres, a los excluidos, a los más marginados social y religiosamente.

Ahora no estoy en una parroquia pobre o con pandilleros, pero estoy con muchos jóvenes alegres que desean seguir a Jesús y a ellos soy enviado a servir buscando que no tengan otros intereses, que no aspiren a otra cosa, si no a seguir y amar a Jesús y al pueblo de Dios. Cuando miro sus rostros y sus esperanzas, cuando escucho sus anhelos  y contemplo sus sueños, entonces se que, aunque nunca lo anhelé o esperé, estoy en el lugar que debo estar.

Me encomiendo a sus oraciones y los espero cada primer domingo de Mes en la Misa de bienhechores.

Dios les bendiga.

Atte: Pbro. Juan Carlos Arcq Guzmán

Rector del Seminario de Monterrey.

 

10 Jun 2015

HELLO! 1

El 19 de noviembre del 2014, el Papa Francisco nombró Obispo de Linares al sacerdote Hilario González García

La Diócesis de Linares se localiza en la ciudad del mismo nombre en el Estado de Nuevo León en México. Su parroquia sede es la Catedral de San Felipe Apóstol. Al igual que la Diócesis. Al igual que las Diócesis de Saltillo, Tampico, Matamoros, Piedras Negras, Ciudad Victoria y Nuevo Laredo, es diócesis sufragánea de la Arquidiócesis de Monterrey.

La diócesis original de Linares fue erigida en 1766 con territorio de las diócesis de Guadalajara, México y principalmente de Michoacán, mas, desde estos primeros tiempos los obispos preferían residir en Monterrey por razones prácticas, pasando con el tiempo la sede a esa ciudad. La actual diócesis data del 30 de abril de 1963, por bula papal  de Juan XXIII.

El municipio de Linares cuenta con una extensión territorial de 2.445,2 km2 y de acuerdo a los resultados del Censo de Población y Vivienda 2010 cuenta con una población total de 78,669 habitantes.

El día 19 de noviembre de 2014 se hizo público en la Ciudad del Vaticano, en L’Osservatore Romano, periódico oficial de la Santa Sede, que SS. El Papa Francisco, nombró como nuevo Obispo de Linares al sacerdote Hilario González García, presbítero de la Arquidiócesis vecina de Monterrey, quien se desempeñaba como rector del Seminario de Monterrey.

10 Jun 2015

HELLO! 1

Biografía de Mons. Hilario González García, Obispo de Linares, Nuevo León.

Hilario González García, nació en Monterrey, N.L. el 19 de junio de 1965. Primero de 7 hijos procreados por el matrimonio cristianamente formado por Hilario González Marroquín (+) y María Guadalupe Aurelia García Peña.

De 1982 a 1986 llevó a cabo sus estudios en la Universidad de Monterrey, obteniendo el título de Ingeniero en Computación Administrativa. En el período de práctica ofreció, en la misma Universidad, sus servicios como analista de sistemas y maestro de matemáticas a nivel preparatorio.

Ingresó al Seminario de la Arquidiócesis de Monterrey en agosto de 1986, realizando ahí los cursos de Humanidades (1986 -1987), de Filosofía (1987 – 1990), y el primer año de Teología (1990 – 1991). Cursó el Bachillerato en Teología (1991 – 1994) y la Licenciatura en Filosofía (1994 – 1996) en la Universidad Pontifica de México. Recibió la ordenación sacerdotal el 15 de agosto de 1995 en Monterrey, N.L., quedando incardinado en la homónima Arquidiócesis.

A lo largo de sus años de ministerio, todos vividos en el Seminario de Monterrey, ha sido:

  • Prefecto de Estudios de Filosofía (1996 -1998).
  • Auxiliar de la Dirección Espiritual en Filosofía (1996 – 2000).
  • Secretario General (1999 – 2001).
  • Auxiliar de Dirección Espiritual en Teología. (2000 – 2001).
  • Ecónomo General (2001 – 2002).
  • Coordinador del Seminario Menor (2001 – 2012).
  • Vicerrector del Seminario (2001 – 2005).
  • Director de la Biblioteca del Seminario (2003 – 2008).
  • Coordinador de Filosofía (2012 – 2013).
  • Rector del Seminario de Monterrey (2013 – 2015).

También ha colaborado como:

  • Miembro del Secretariado Arquidiocesano para la Doctrina de la Fe (1997 – 2000).
  • Promotor en el Departamento de Ecumenismo y Diálogo Interreligioso (1997 – 2014).
  • Miembro de la Comisión Arquidiocesana para la Formación Permanente del Clero  (2000-2001).
  • Asesor y Capellán del Instituto Secular “Discípulas del Señor” (1997 – 2001).
  • Capellán de las Hermanas Misioneras Catequistas de los Pobres en Villa de la Paz (2000 – 2012).
  • Coordinador Regional de Seminarios Menores (2004 – 2007).
  • Presidente de la Organización de Seminarios Menores de México (OSMEX-Menores) (2005 – 2008).
  • Secretario Ejecutivo de la Comisión Epsicopal para el Diálogo Interreligioso y Comunión (desde 2007).
  • Nombrado Obispo de Linares el 19 de noviembre de 2014 por el Santo Padre Francisco.
27 May 2015

HELLO! 1

La Alegría en la Familia

Los lazos que se pueden formar en la familia son inigualables.

San Juan Pablo II una vez dijo: “El amor es verdadero cuando crea el bien de las personas y de las comunidades, lo crea y lo da a los demás. Sólo quien, en nombre del amor, sabe ser exigente consigo mismo, puede exigir amor de los demás; porque el amor es exigente”. (Carta a las familias, #14) Consideramos que la manera en que desarrollamos la amistad en nuestra familia siempre tiene como base el amor y el servicio a los demás, aunque en ocasiones sea muy exigente o desgastante, nosotros buscamos expresarlo de múltiples maneras.

La primera forma de expresar nuestro amor y de fortalecer la amistad es por medio de la convivencia, una familia que no se comunica ni convive, es una familia dividida, porque nadie sabe lo que el otro está viviendo. Nosotros procuramos compartir lo que va pasando en nuestras vidas, las experiencias que tenemos, los momentos alegres del día y las dificultades también. Primero escuchamos atentamente, para después poder aconsejar y acompañar.

De igual manera, nos esforzamos para poder estar atentos a las necesidades de los demás y así poder ofrecer un apoyo incondicional. Es reconfortante saber que aunque en ocasiones los amigos puedan fallar y no estar siempre presentes, la familia siempre estará ahí y nunca nos abandonará.

Una verdadera amistad no es la que siempre nos solapa, sino que es la que nos impulsa a ser mejores y a salir de nuestra zona de comfort. Los verdaderos amigos son los que tienen el valor de corregirnos cuando erramos, por eso, en la familia procuramos corregir fraternalmente, por un lado, el que corrige intenta hacerlo de la manera más asertiva y caritativa posible y el que es corregido acepta el consejo sin rencores ni corajes.

Los lazos que se pueden formar en la familia son inigualables, en ningún lado hemos podido encontrar una amistad tan estrecha e íntima como la que se da en la familia. Por eso, creo que la frase del Papa Francisco resume perfectamente lo que hemos querido expresar: “Tener un lugar a donde ir, se llama Hogar. Tener personas a quien amar, se llama Familia, y tener ambas se llama 10 Bendición”. (Homilía del 27 de diciembre 2014).

27 May 2015

HELLO! 1

La Espiritualidad Familiar con un hijo seminarista

Por ellos me consagro…

Hace tiempo que ingresé al Seminario de Monterrey, para mi familia esto ha sido una bendición inmerecida para todos. Nos consideramos creyentes y fieles seguidores del Señor Jesús. Somos una familia muy ordinaria que lucha todos los días por salir adelante y cubrir las necesidades básicas del hogar.

Cuando Daniel Alejandro decidió entrar al Seminario comenzó para nosotros un proceso distinto de vivir la fe. Al principio nuestro padre no aceptó muy gustoso la noticia, quizá y fue el primero en iniciar una nueva forma de relacionarse con Dios, puesto que Él era el único que podía tocar su corazón. Le preguntamos a nuestro hermano si en verdad era lo que él deseaba hacer con la vida que le había sido regalada por Dios. Nos convenció su entusiasmo y alegría con la que llegaba a casa los domingos y nos compartía lo que había hecho en la semana.

Nuestro hermano mayor había vivido un proceso de divorcio civil de su matrimonio y en ese tiempo le brindamos nuestro apoyo y constantemente lo invitábamos a misa para fortalecer su corazón. Tiempo después contrajo matrimonio por la Iglesia católica. Nuestra hermana menor era un adolescente que participaba regularmente en grupos, aunque después de vivir un encuentro con Jesús a sus 18 años notamos en ella una forma distinta de ver la vida.

Cada uno de los miembros de nuestra familia nos ha aportado algo al camino de la fe, sin embargo, nuestra madre que conoció por medio de nuestro hermano seminarista a la Venerable Sierva de Dios, Concepción Cabrera de Armida y la espiritualidad de la Cruz nos ha enseñado a abrazar las cruces de cada día con amor y esperanza. Desde antes que Daniel decidiera seguir a Jesús, ella siempre nos inculcó el amor a la Iglesia y a sus ministros. A respetar y amar a los sacerdotes, rezar por ellos, algo que tanto repetía Conchita Cabrera: “Por ellos me consagro”. Hemos tenido muy de cerca como grandes amigos algunos sacerdotes con los que compartimos los alimentos, algunos nos han dado algún sacramento. Esto ha servido mucho en el crecimiento espiritual de la familia. Nuestros abuelos paternos y maternos nos han inculcado mucho la devoción y cariño a la Santísima Virgen de Guadalupe y al Sagrado Corazón de Jesús, por eso rezamos continuamente el santo rosario y cada mes de diciembre mi abuelo organiza una peregrinación a la Basílica de Guadalupe en Monterrey. Valoramos mucho la peregrinación del Seminario a la cual asistimos cada año y seguimos creciendo esta especial devoción a la Madre de Dios.

Damos gracias a Dios por habernos mirado con amor y misericordia para llamar a un miembro de nuestra familia a la vocación sacerdotal. Oramos por él y por todos sus hermanos seminaristas para que sigan fieles al llamado del Señor, no olvidemos lo importante que es promover las vocaciones en las familias.

Familia Frías Calderón

27 May 2015

HELLO! 1

¿Cómo ha sobrellevado la donación de su hijo seminarista a la formación Sacerdotal?

 

¿Cómo ha sobrellevado la donación de su hijo seminarista a la formación Sacerdotal?

La familia es la base de toda vocación incluyendo la vocación a la vida sacerdotal. Doy gracias a Dios por que nos ha concedido la dicha de caminar junto a nuestro hijo, en esta noble y hermosa etapa de su vida en el camino de formación en las diferentes etapas dentro del seminario (Menor, Curso Introductorio, Instituto de Filosofía y ahora Instituto de Teología). Comenta la Sra. Elizabeth Páez de Alanís mamá del Diac. Francisco Javier Alanís Páez.

Recuerdo que en un principio, vivimos momentos especiales y difíciles cuando nuestro hijo nos comentó su deseo de consagrar la vida a Dios a través del sacerdocio. Esta etapa de desprendimiento hacia ese camino de vida, no era lo que nosotros como padres de familia habíamos deseado; sin embargo, ante todo, había que ir descubriendo cual era la voluntad de Dios hacia nuestro hijo. Con el paso de los años dentro de la formación sacerdotal de Francisco Javier, hemos encontrado áreas de oportunidad que trabajamos juntos como familia para ir aceptando el llamado que Dios le concede y a nosotros nos ha dado paz y tranquilidad el ver su crecimiento en las distintas áreas integrales de su vida: física, mental y espiritualmente. Cada una de las metas o retos que se ha ido fijando a través de su formación lo ha hecho con amor, entusiasmo, entrega y paciencia para llegar hasta el cumplimiento de cada una de ellas.

Como familia nos hemos visto fortalecidos al observar como cada una de las comunidades de apostolado en las que ha servido lo han acogido y acompañado y las semillas que han sembrado en nuestro hijo, comienzan a dar sus frutos. llegado hasta este momento de su formación donde casi concluye esta primera etapa de la formación inicial. Esto para nuestra familia ha sido algo muy enriquecedor que nos motiva a consagrarnos junto con nuestro hijo al Servicio del pueblo de Dios. Como resultado, llegamos a descubrir que una familia que vive plenamente la fe para experimentar la entrega gratuita del amor a los demás.

Para nosotros el desprendernos, ha sido un acompañamiento diario y en el cual todos mi esposo, mi hija y una servidora hemos aprendido cosas nuevas y distintitas. El camino no ha sido fácil pero, tomados de las manos de Dios y de la Santísima Virgen María hemos avanzado.

 

Sra. Elizabeth Páez de Alanís

Mamá del Diac. Francisco Javier Alanís Páez.