Nuestra Iglesia no detiene su marcha en cuanto a evangelización se trata; continúa respondiendo con fidelidad y amor al mandato que el Señor les dejo después de su resurrección: “vayan y hagan discípulos a todos los pueblos y bautícenlos para consagrarlos al Padre, al Hijo y al Espíritu Santo, enseñándoles a poner por obra todo lo que les he mandando” (Mt 28, 19-20).
Una manera de manifestar que se está cumpliendo con el mandato del Señor, de evangelizar y dar a conocer el proyecto salvífico que tiene Dios para nosotros, es a través del arte. En la historia de la Iglesia se registran diferentes obras en donde por medio de la pintura, la escultura, el canto, cuentos, novelas, obras de teatro, etc., se representa de forma simbólica la fe cristiana, permitiéndonos acercarnos con el misterio divino.
Como Seminario, siguiendo los pasos del Maestro, siendo obedientes y fieles al mandato que nos ha dado, con gran alegría y entusiasmo nos damos a la tarea de año con año, preparar una obra de teatro que nos permita profundizar en un tema particular, con respecto a la fe. Dicha obra la realizamos en torno a la fiesta de San Jose Obrero, patrono del Instituto de Filosofía (una de las casas de formación del Seminario). Al mismo tiempo, se organiza una Kermés en tono festivo a dicho santo.
Tales actividades (Obra de Teatro y Kermés) que presentamos la segunda semana de Mayo, tiene como finalidad, además de evangelizar al pueblo de Dios que habita en la Arquidiócesis, agradecerles por tanto que han dado a nuestro Seminario, en bienes materiales y espirituales. Se ha vuelto ya una tradición estos dos espacios que nos permiten tener un encuentro entre, seminaristas y sacerdotes con los fieles laicos de Monterrey.
En este año 2018, el tema que presentará la obra de teatro girará en torno a la vida de un gran un modelo de santidad sacerdotal: San Juan Bosco. El Santo Padre, en la Audiencia General del miércoles 31 de enero del presente año, invitaba a los jóvenes, enfermos y recién casados a seguir su ejemplo, diciéndoles: “queridos jóvenes, mírenle a él como al educador ejemplar. Vosotros, queridos enfermos, sobre su ejemplo confiad siempre en Cristo crucificado. Y vosotros, queridos recién casados, acudid a su intercesión para asumir con generoso compromiso vuestra misión conyugal”.
Creo que es buen momento, por medio de esta obra musical, para conocer más sobre este gran santo, pidiéndole con fe que interceda por nosotros. Por eso mismo, ¡ven, asiste y participa con nuestro Seminario de esta gran fiesta, recordando la vida de este ejemplar santo, haciendo nuestro su gran deseo: “los quiero ver felices aquí y en la eternidad”!
José Luis Morán Becerra
Segundo de Teología