Oración, Disciplina, Estudio and Apostolado

Nacidas de las cuatro dimensiones de la formación, tenemos estas cuatro palabras emblemáticas que nos guían:




  • La ORACIÓN tiene la prioridad. No se puede ser ministro de la gracia divina si no hay una continua experiencia de Cristo. (PDV 45)

  • DISCIPLINA. Todo proyecto humano requiere de la disciplina para alcanzar la meta propuesta. Sin ella se dificulta gravemente el crecimiento de la persona. (PDV 43)

  • ESTUDIO. La fe y la razón siempre unidas. Se urge el conocimiento más profundo del mensaje de la revelación. Un conocimiento que esté encaminado a colaborar con el pueblo de Dios y con la propia santificación. (PDV 51)

  • APOSTOLADO. Toda la preparación del alumno del Seminario está encaminada a configurar la imagen del Buen Pastor. Todo esfuerzo pierde consistencia si no alcanza la dimensión pastoral. (PDV 57)



Estas cuatro experiencias fundamentales se viven a lo largo de los 10 ó 12 años de formación de una manera gradual a través de los Institutos del Seminario Menor, Curso Introductorio, Instituto de Filosofía e Instituto de Teología.

Al final de su formación un alumno habrá “invertido” las siguientes horas en cada una de estas experiencias:

 


  • 7,800 horas de oración comunitaria y personal, complementadas con retiros anuales de una semana, 1 retiro de 2 semanas y 1 retiro de 3 semanas como experiencia fuerte de oración.

  • 11,200 horas de estudio que le permitieron obtener dos licenciaturas (en Filosofía y en Teología) reconocidas por la Secretaría de Educación.

  • 8,000 horas de servicio comunitario en parroquias, penales, hospitales, escuelas, casas de asistencia, pastorales específicas, etc.

* PDV. Pastores Dabo Vobis, Juan Pablo II